El pasado mes de octubre visité los espacios de la Sala de arte Sidor en ocasión de la inauguración de la exposición “Cuerpos Penetrables”, propuesta de figuras humanas en blanco y negro y de grandes formatos.
Impecables y de gran fuerza los dibujos bicolores. El manejo del gran tamaño de las obras contribuyeron a fusionarme con ellas adentrandome en los espacios como “puertas dimensionales” . Sentí a ratos escalofrio, a ratos nostalgia, a ratos despreocupación y un desdoblamiento inusual ante la originalidad de uno de estos trabajos.
Intervinieron cincuenta y ocho artistas venezolanos de vasta trayectoria, entre ellos no puedo dejar de mencionar a Nuri Morillo, quien se destacó con su habilidad y genio y a quien reitero mi admiración y aprecio.
Una vez más la sala de arte sidor se convierte en referencia nacional al presentar eventos culturales de excelencia que ofrecen al espectador entrada a la dinámica de la abstracción y formas contemporáneas.

Anuncios